A 114 años del nacimiento del padre del suspenso: Alfred Hitchcock


“Dales placer, el mismo que consiguen cuando despiertan de una pesadilla”. Alfred Hitchcock

hitchcock1

Su carrera duró más de medio siglo, su trayectoria cinematográfica lo convirtió en el padre del suspenso y lo llevó a ser un ícono cultural en la historia del cine, todo por haber sido el mejor director y productor de todos los tiempos. Supo como ninguno manipular la cámara en diversos ángulos para así jugar con las emociones humanas y despertar miedo y ansiedad en sus escenas. El sexo, el crimen y el psicoanálisis son la marca registrada de las más de 50 películas que dirigió.  En su vida personal era perfeccionista, fetichista, amante de la comida, de las rubias de aspecto frío, del humor y de los filmes arriesgados. Así era la vida del director más influyente del cine moderno.

El pasado martes 13 de agosto se cumplieron 114 años del nacimiento del mayor maestro del suspenso de la historia del cine, Alfred Hitchcock, director, productor y guionista británico de abultado perfil que, gracias a su espacio televisivo La hora de Alfred Hitchcock, consiguió hacerse tan famoso como un astro de Hollywood. Pocos saben la influencia que tuvo en su vida y sus películas, el trato distante y de culpa que tuvo con su padre y la educación católica que recibió en sus años escolares. El mismo Hitchcock lo explicaría años más tarde: «El método de castigo, por supuesto, era altamente dramático. El pupilo debía decidir cuándo acudir al castigo que se le había impuesto. Debía dirigirse a la habitación especial donde se hallaba el cura o el hermano lego encargado de administrarlo. Algo parecido a dirigirte a tu ejecución. Creo que era algo malo. No usaban el mismo tipo de correa con que azotaban a los chicos en otras escuelas. Era una correa de caucho». Esta práctica acentuó el miedo del pequeño Alfred a todo lo prohibido y acaso le descubrió los condimentos más emocionantes del suspense, esa turbia confusión sadomasoquista que florece ante lo inminente y fatal.

hitchcock_02

Hitchcock dirigiendo

En su etapa juvenil, fue muy travieso en los últimos años de colegio, lo cual le daría esa característica traviesa y juguetona en sus filmes. Era un cinéfilo y lector empedernido, hasta que se dio cuenta que quería llevar a la pantalla las narraciones de Alan Poe que tanto lo intrigaban. A los veintiún años su sueño despegó y empezó a hacer parte de pequeñas productoras, haciendo de rotulista, hasta que en 1923 codirigió un pequeño filme llamado “Always tell your wife”. Ese mismo año conocería a Alma Reville, un muchacha de su misma edad, natural de Nottingham, extremadamente menuda y delgada (todo lo contrario que él) y gran aficionada al cine, que había trabajado en los estudios de una compañía londinense desde los dieciséis años, la Film Company, y que luego pasó a la Famous. Ella sería su esposa y compañera eterna.

“Hitch” produjo su primera película en Alemania en el año 1925, El jardín de la alegría, una coproducción Alemania-Reino Unido. De allí siguieron filmes como The Lodger (1979), El Hombre que sabía demasiado (1934), Los 39 escalones (1935), Extraños en un tren (1951), Crimen perfecto y La ventana indiscreta (ambas en 1954), entre otras. A comienzos de los años cincuenta, con su reputación cinematográfica por las nubes y una sólida posición económica, estrenó películas que confirmaron su fama en el mundo entero, como Atormentada (Under Capricorn, 1949), Pánico en la escena (Stage Frigth, 1950) y Extraños en un tren (Strangers on a train, 1951), un éxito rotundo de crítica y de público. La versión radiofónica del filme, estrenado por la CBS, batió todos los récords de audiencia.

Pero no sería hasta los años 60 cuando Alfred Hitchcock dirigió dos de sus cintas más emblemáticas: Psicosis (1960) y Los pájaros (1963), además de Marnie la ladrona (1964) y Topaz (1969). La trama (1976) fue su última película que dirigió y un remake de los 39 escalones en 1978 fue su última obra como productor. Es imposible no hablar un poco más sobre Psicosis, ya que fue uno de sus éxitos más clamorosos y polémicos. Superando a sus obras anteriores, la película conmocionó la mentalidad de la época e inauguraba el género del suspense de tema psiquiátrico, el llamado thriller psicológico. Un jovencísimo Anthony Perkins (interpretando la doble personalidad de Norman Bates), Vera Miles y Janet Leigh formaron el famoso trío protagonista. El rodaje había sido carísimo, pero la recaudación fue tal que Hitchcock, con los beneficios obtenidos, pudo comprar tantas acciones de la Universal como para convertirse en el tercer accionista de la compañía. La célebre escena de la ducha, tardó una semana en ser rodada, todo porque era un perfeccionista refinado.

Fue más arriesgado que ninguno, en una época en la cual el cine era sólo para la élite. La forma con la cual hizo uso del guión, la cámara y el montaje, consiguió provocar sorpresa, angustia, tensión o terror en los espectadores. Además, con frecuencia jugaba con el recurso de la persecución, aunque “no en su sentido más convencional”, y de la presencia de “rubias frías” que huían del cliché de las sex symbols “obvias y voluptuosas”, como él mismo declararía.

Al contrario de lo que sucedía con sus musas, para Hitchcock no existía un solo tipo de actor protagonista ideal para sus cintas, pero sí tenía claro cómo era el perfecto villano: “un hombre encantador que mata mujeres, sin ese encanto, las víctimas saldrían corriendo”, afirmaba sonriente. Una persona “normal, aparentemente decente”, que resultaría ser un psicópata. Por su parte las actrices que contrataba resaltaban más que nada por su belleza, vestimenta y el personaje que interpretaban en cada película. La mujer en una película de Hitchcock era la figura más influyente de la historia por su “doble” personalidad y al ser el personaje responsable de desencadenar el suspenso de la historia.  Hay dos características posibles en un personaje femenino: una personalidad oculta o víctima de un agresor. Estos patrones se repiten constantemente en la obra del director.

Hitchcock 5

Leigh, Hedren y Novak, tres icónicas musas de Hitchcock

Grandes figuras como Grace Kelly, Tippi Hedren, Kim Novak, Janeth Leigh, Ingrid Bergman, entre muchas otras, reafirmaron la obsesión de Hitchcock con las rubias. El director decía que una rubia siempre haría una mejor sospechosa, por su apariencia impecable, pero nunca se sabe lo que hay “detrás” de ella.

El cineasta británico se caracterizó también por usar métodos poco ortodoxos para hacer que sus actores sintieran en carne propia lo mismo que sus personajes. Un claro ejemplo fue lo sucedido con la actriz Joan Fontaine, quien protagonizó a Rebecca. Ella no era del gusto del productor David O. Selznick, lo que Hitchcock aprovechó para hacerle creer que todo el equipo de rodaje la odiaba, haciéndola más tímida y reservada, justo lo que quería para el personaje. Alfred Hitchcock también sirvió como influencia para la creación del subgénero de terror slasher, en el que aparecen escenas de psicópatas que suelen eliminar uno a uno a sus víctimas.

Finalmente, el genio murió durante el sueño en su casa de Bel Air el 29 de abril 1980, debido a un fallo renal y fue sobrevivido por su fiel esposa Alma y por un legado inolvidable que revolucionó la cinematografía mundial. Recientemente, dos actores le dieron vida al renombrado director. Anthony Hopkins lo interpretó en la película Hitchcock, mientras que Toby Jones lo personificó en la serie The Girl. Este es el tráiler de Hitchcock, la cual estrenó el a finales del año pasado y obtuvo todo tipo de críticas al respecto:

Han pasado más de 30 años de la muerte de este gurú del cine, pero para los fans del cine de suspenso, él siempre será inmortal por haber dejado un legado invaluable para las miles de generaciones que crecieron con sus películas. Dejó entrever nuestra fragilidad como ser humanos, al ser dominados por el miedo y otras pasiones. Es el maestro de maestros y por eso, cada fecha importante de su vida, será un homenaje más para ver y analizar sus películas, una ocasión más para conmemorar su excepcional genialidad.  

Las frases más recordadas de Hithcock

Las mejores películas de Hitchcock

Crítica a la película Hitchcock

Las rubias musas de Hitchcock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s